domingo, 5 de agosto de 2007

Fin del culebrón

Si en el post anterior analizábamos la marcha de uno de los iconos de nuestro baloncesto, ahora toca hablar del affair Navarro.
Tras semanas de dimes y diretes, de "qué malo es el General Manager de los Wizards", de rumores que apuntaban en todas las direcciones, parece que el episodio del verano llega a su fin.
La marcha de de Navarro a Memphis es por supuesto una buena noticia para el escolta, pero...¿ y para Pau?¿es realmente tan buena?. No quiero poner en duda con esta pregunta que a Pau le haga ilusión jugar al lado de su amiguísimo pero...¿es lo mejor para él?. Pau está (o debería estar) en otra guerra, en otra dimensión. Ya no se trata de estar a gusto, de sentirse cómodo en el equipo, en la ciudad...
Se trata de que un jugador de su categoría esté en disposición de aspirar a lo máximo en la mejor liga del mundo, de callar bocas, de demostrar lo ganador que es. En Memphis, aunque Navarro sea mucho Navarro, no puede optar a gran cosa, más bien a nada. Y lo sabe.
Ha pasado por todo un ciclo con los Grizzlies: de equipo perdedor lleno de jugadores inexpertos a equipo de playoffs. Gasol ya no pinta nada en Memphis, tierra de paso baloncestística hasta que se demuestre lo contrario, y debiera haber forzado su traspaso a alguna franquicia más próspera dentro del universo NBA.
De todas formas, puestos a optar por seguir en la travesía por el desierto, mejor hacerlo en compañia de buenos amigos.

2 comentarios:

Juan Carlos dijo...

cuanto le queda de contrato a gasol en memphis¿??

porque de ser un año... navarro acaba contrato...

no sé si me explico...

los dos juegan a gusto un año.
navarro se gana un nombre y pau aguanta en memphis con buena compañia...

si no es así... a saber

Poomerang dijo...

No Juan Carlos, si no me equivoco Pau tiene contrato hasta el 2011, por eso te digo...
Sinceramente, lo único que veo bueno para Pau es que se divertirán jugando juntos. ¿Alguien cree que estos Grizzlies puede ser verdaderamente competitivos?