miércoles, 5 de septiembre de 2007

España-Croacia: Fin del...ruido.

Lo reconozco: yo tampoco me esperaba la derrota. Pero pienso que en parte no viene mal (y mira que me ha causado un daño colateral: por mor de los emparejamientos voy a ver peores partidos en la segunda fase) un pequeño baño de realidad. No lo digo por Pepu y los jugadores: creo que no se les puede acusar a ellos de ninguna actitud tendenciosa o negativa que haya propiciado esta derrota. Más bien creo que el efecto positivo del partido de ayer consiste en eliminar cierto ruido mediático, cierto futbolismo periodístico ( si se me permite el término ideado por el maestro Vázquez ) que se había instalado en torno a nuestra selección, sobre todo por parte de la prensa deportivo-sensacionalista.
Que esto podía pasar lo sabíamos muchos: pero unos cuántos pretendían hacer creer lo contrario. Es lo que ocurre cuando algo (llámese baloncesto) se pone de moda: surgen los parásitos, surge el ruido.
Entrando a valorar el partido de ayer, la derrota puede tener varias explicaciones: casi todas emanan de fallos en la defensa.
Ya en el partido contra Letonia hubo endeblez defensiva (Pau por ejemplo dejó mucho que desear en ese aspecto), y esos vicios se multiplicaron en la jornada de ayer: Las ayudas (básicas en el entramado defensivo de Pepu) llegaron tarde y faltó intensidad en la pintura (insisto, no es la primera vez). Los fallos en el tiro y en ciertas acciones (Calderón forzó demasiado las penetraciones) fueron producto de cierta precipitación ante lo complicado del partido, pero yo personalmente no le doy mayor importancia (a los fallos defensivos ).
Estoy seguro de que Pepu y los chicos han tomado buena nota, y buena falta nos va a hacer, porque se nos avecina un grupo tan apasionante como peligroso: Rusia, Grecia e Israel...ahí es nada.