martes, 28 de agosto de 2007

Piratas del caribe.

Campeones del Mundo.
Españoles en la NBA.
Un selección que engancha.

Todo esto ha tenido que pasar para que el baloncesto en España tenga el seguimiento mediático que merece ( y que algunos, con mucho criterio, llevan tiempo reclamando). Pero...¿es realmente esto lo que buscábamos?.
Al calor del auge del deporte de la canasta en este país (más repercusión, más gente, más dinero) han surgido ciertos daños colaterales:

1) El aumento del número de espectadores en los partidos (aspecto positivo en principio) ha traído consigo comportamientos jurgoleros que nos hacen un flaco favor; el baloncesto en España siempre ha sido ese deporte en el que puedes llevar a tu hijo al pabellón sin dejar de animar a muerte a tu equipo. Últimamente nos estamos alejando de esos estándares.
2) El ruido mediático (hasta ahora un fenómeno reservado para el júrgol) ha irrumpido con fuerza en el baloncesto: ÑBA para arriba ÑBA para abajo...la necesidad de información que reclaman los cada vez más numerosos aficionados va en detrimento de la calidad de la misma: sólo hay que visitar la sección de baloncesto de los principales diarios deportivos del país. Absolutamente patético.
3) Cada vez más medios, bien sean profesionales o amateurs cómo los bloggers (benditos seáis ;) ) cubren las noticias que genera este mundillo.
¿y qué tiene el apartado 3) de daño colateral? Pues que entre tanto trigo se nos cuela alguna paja (con perdón).
Sinceramente, no me parece serio (por muchos clicks que atesore una página) dedicarse a hacer copypaste de artículos ( este post fue originalmente publicado aquí, éste otro está extraído de aquí) sin ni siquiera poner la fuente. Y, también, porqué no, se agradecería cierto rigor informativo: confundir el nombre de un conocido jugador con el de un militar golpista desde luego no es la idea que tenemos de un medio amante del baloncesto.
En fin, que todo tiene su lado malo, incluso ser los mejores del mundo.
Os dejo, me voy a disfrutar de Pepu y sus muchachos, que es lo que verdaderamente da sentido a todo esto...

PD: Por si no ha quedado claro lo que quiero decir en torno al nuevo fenómeno mediático llamado baloncesto, os recomiendo leer este post, donde el amigo electroneering lo explica todo mucho más sencillito. Pues eso.

domingo, 5 de agosto de 2007

Fin del culebrón

Si en el post anterior analizábamos la marcha de uno de los iconos de nuestro baloncesto, ahora toca hablar del affair Navarro.
Tras semanas de dimes y diretes, de "qué malo es el General Manager de los Wizards", de rumores que apuntaban en todas las direcciones, parece que el episodio del verano llega a su fin.
La marcha de de Navarro a Memphis es por supuesto una buena noticia para el escolta, pero...¿ y para Pau?¿es realmente tan buena?. No quiero poner en duda con esta pregunta que a Pau le haga ilusión jugar al lado de su amiguísimo pero...¿es lo mejor para él?. Pau está (o debería estar) en otra guerra, en otra dimensión. Ya no se trata de estar a gusto, de sentirse cómodo en el equipo, en la ciudad...
Se trata de que un jugador de su categoría esté en disposición de aspirar a lo máximo en la mejor liga del mundo, de callar bocas, de demostrar lo ganador que es. En Memphis, aunque Navarro sea mucho Navarro, no puede optar a gran cosa, más bien a nada. Y lo sabe.
Ha pasado por todo un ciclo con los Grizzlies: de equipo perdedor lleno de jugadores inexpertos a equipo de playoffs. Gasol ya no pinta nada en Memphis, tierra de paso baloncestística hasta que se demuestre lo contrario, y debiera haber forzado su traspaso a alguna franquicia más próspera dentro del universo NBA.
De todas formas, puestos a optar por seguir en la travesía por el desierto, mejor hacerlo en compañia de buenos amigos.